¿Por qué es importante implementar sistemas de drenaje urbano sostenible en Madrid?


2 min read

La ciudad de Madrid presenta una elevada demanda de agua y una creciente presión sobre los recursos hídricos. Por ello, es necesario un profundo cambio en sus políticas hídricas, donde prime la eficiencia en el uso y la búsqueda de recursos alternativos. Un marco normativo integrador, tanto a nivel técnico como urbanístico, se convierte en un factor clave para garantizar el éxito en la implantación de nuevas soluciones supere las barreras existentes.

La legislación existente se define a nivel europeo, estatal y local. La Directiva de la Unión Europea 2000/60/CE, de 23 de octubre de 2000, como marco comunitario de actuación en políticas del agua, establece la necesidad de promover el uso sostenible del agua a largo plazo. Posteriormente será en un documento de trabajo de la Comisión Europea de 2012 sobre “Directrices sobre mejores prácticas para limitar, mitigar o compensar el sellado del suelo”, donde se establezca que el diseño urbano debe incorporar el concepto de Infraestructura Verde. En este documento se recomienda la utilización de superficies permeables que permitan la posterior reutilización del agua, y sistemas naturales de captación de aguas de lluvia.

Los Sistemas de Drenaje Urbano sostenible responden a esta propuesta. No obstante existe limitada legislación española desarrollada a nivel estatal. En cuanto a la obligatoriedad de su uso, es importante indicar que el Real Decreto 638/2016, de 9 de diciembre, por el que se modifica el Reglamento del Dominio Público Hidráulico, en artículo 126 ter. 7, establece que: “Las nuevas urbanizaciones, polígonos industriales y desarrollos urbanísticos, deberán introducir sistemas de drenaje sostenible.” En nuevos desarrollos urbanos, los SUDS deben tenerse en cuenta desde las etapas más prematuras del planeamiento para integrarlos correctamente en el propio diseño urbano.

En zonas consolidadas, los SUDS son una oportunidad para impulsar actuaciones de regeneración y renovación urbana, debiendo ser complementaria a la infraestructura de drenaje convencional. Como contempla el Real Decreto 233/2013 por el que se regula el Plan Estatal de fomento del alquiler de viviendas, rehabilitación edificatoria y regeneración y renovación urbanas, las actuaciones de gestión sostenible de las escorrentías urbanas son subvencionables.

A pesar de las citadas recomendaciones a nivel urbanístico, la normativa técnica se limitan a redes de saneamiento convencionales. El Ministerio para la Transición Ecológica, avanzando en este sentido publicó en octubre 2019 las “Guías de adaptación al riesgo de inundación: Sistemas urbanos de drenaje sostenible” donde se proporciona una visión amplia de las tipologías, criterios de diseño y su utilización.

En esta línea, la “Ordenanza de Gestión y Uso Eficiente del Agua en la Ciudad de Madrid” del 2006,  indica la necesidad del uso racional de los recursos hídricos, recomendando la aplicación de criterios de sostenibilidad en el diseño y mantenimiento de nuevos desarrollos urbanos. Fomenta el uso de recursos hídricos alternativos e indica que en todas las actuaciones de urbanización de espacios libres públicos y privados deberán utilizarse superficies permeables.

A pesar de los avances realizados, el principal reto en la actualidad es el desarrollo de un marco normativo estatal de carácter técnico que facilite a las administraciones locales la definición de una normativa específica. Por ello, para que los SUDS se conviertan en un activo urbano para la ciudad de Madrid, se requiere legislación específica que garantice su implementación como solución para captar, purificar, infiltrar y reutilizar el agua de lluvia de nuestra ciudad de un modo sostenible.